Una carta de queja: La primera parte